lunes, 23 de abril de 2012

Consumidores leales


Al conocer las preferencias y enfocarse en relaciones de largo plazo, se pueden entregar productos y servicios que se ajusten a las necesidades de sus clientes.

Si una empresa se gana la confianza del cliente y si, como resultado de esta confianza comparte información estratégica acerca de sus preferencias y necesidades será difícil para la competencia copiar la relación.

A medida que la relación se desarrolla el cliente tenderá a comprar más productos de la empresa, mientras más compra, más alta será la probabilidad que compre otra vez. Este círculo virtuoso se refuerza porque mientras más compre un cliente es una empresa en la que confía, menos probable será que se cambie a la competencia.

Al gestionar las relaciones personalizadas la empresa puede transformar a sus clientes en defensores. Una de las mejores estrategias para transformar clientes en defensores es tratar de satisfacer las necesidades de cada uno de ellos en forma precisa.

Conocer las preferencias del cliente puede no sólo ayudar a satisfacer mejor sus necesidades, sino también puede ayudar al departamento de marketing a forjar una relación perdurable.
La clave del éxito está en lograr la satisfacción del consumidor y con ello ir construyendo una relación de lealtad.

Un cliente satisfecho tendrá una mayor propensión a repetir su conducta, repetir su compra a la misma empresa. En la medida que esto se repita en el tiempo la empresa estará construyendo la lealtad del cliente.

Al tener consumidores leales la empresa puede recolectar más información sobre ellos en cuanto a sus patrones de conducta, deseos y preferencias y así desarrollar productos que se adapten mejor a sus necesidades y que logren diferenciar a la empresa de sus competidores creando este círculo:

SATISFACCIÓN- LEALTAD- UTILIDADES